Acabo de terminar mi tercer curso de criocirugia dirigido a residentes y especialistas europeos y de otros rincones del mundo. Este año la experiencia superó las primeras dos. Y por varios motivos: una solicitud para el curso que batió récord y que tuvo que reducirse a 32 participantes de 21 nacionalidades; un profesorado de lujo: una organización por parte de EADV y localmente con Maria Eugenia que no dejó espacio para error; y una sede hermosa (el Centro médico Teknon) donde , para guinda, estaba mi exposición de fotos! Que mas se le puede pedir a la vida??

Todos quedamos super contentos, profes y participantes.

Gracias, @EADV!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.